Nuestro blog.

Para estar informado.

Lo que puede ocurrir si no reemplazas los dientes perdidos

Los dientes se mantienen en su lugar gracias a sus raíces, el tejido de la mandíbula, las encías y otros dientes. Una vez perdemos un diente, el riesgo de que otras piezas se pierdan aumenta significativamente.

Por eso es de tan importancia visitar a nuestro dentista en el caso de que perdamos una pieza. El espacio que deja un diente faltante afecta negativamente a tu nutrición, a los dientes circundantes y a tu mandíbula. Reemplazar un diente perdido con un implante dental beneficia el aspecto y la función de tu boca al mismo tiempo que contribuye a tu salud bucal en general.

Tu nutrición
La falta de dientes hace que comer los alimentos que más nos gustan sea difícil e incluso doloroso. El limitar tu dieta a lo que tus dientes pueden manejar, puede hacer que pierdas nutrientes importantes.

Posible pérdida de dientes circundantes
Cada diente de la boca brinda apoyo a los dientes que lo rodean. Cuando falta un diente, los dientes que lo rodean no tienen nada en que apoyarse y se inclinarán hacia el espacio abierto. Esto a menudo conduce a caries e incluso a una mayor pérdida de dientes.

Deterioro de la mandíbula
Tu cuerpo es capaz de detectar cuando pierde un diente y comenzará a absorber los minerales de la mandíbula para usarlos en otros lugares. Como resultado, el área de la mandíbula alrededor del receptáculo vacío comenzará a deteriorarse.

Baja autoestima
La falta de un diente, especialmente si es en la zona frontal, puede dificultar especialmente sonreír, hablar o conocer gente por primera vez sin sentirse cohibido.

Por estas razones, es vital que visitemos a nuestro dentista para reemplazar algún diente perdido. En Clínica Doctores Navajas te recomendaremos la mejor manera de volver a tener una sonrisa de 10.